Consejos para conducir un coche mecánico

Consejos para conducir un coche mecánico

Para conducir un coche mecánico por primera vez, lo primero que debes saber es cómo es su funcionamiento y cuáles son sus principales partes. Si tienes en cuenta estos elementos, podrás ponerte en marcha con confianza y seguridad.

Lo más recomendable para conocer cómo funcionan elementos como los pedales, la palanca y el volante, es que tomes un curso de conducción.

Sin embargo, existen ciertos consejos que pueden ayudarte a comprender mejor el funcionamiento de un coche mecánico y que puedas enfrentarte al volante sin temor.

Conociendo las partes de un coche mecánico

Conociendo las partes de un coche mecánico

¿Conoces cuáles son las principales partes de un coche mecánico?

Antes de iniciar la conducción, tienes que saber qué partes intervienen en el proceso y cuál es su función. En un vehículo mecánico, los pedales están especialmente ligados a su capacidad de desplazarse.

A diferencia de un automático, en los mecánicos es el conductor quien efectúa los cambios mediante la palanca sincronizada con la caja de velocidades.

Si tienes un coche mecánico, notarás que la palanca de cambios tiene una relación de números y letras para las velocidades. Mientras que los pedales se dividen en tres:

Freno

El freno es el pedal central que te ayudará a detener el coche y evitar accidentes. En la seguridad vial conocer dónde está el pedal de freno y cómo utilizarlo correctamente es muy importante.

Tiene una función permanente de mantener el coche en posición fija o reducir la marcha. Y  aunque lo pises suavemente, emite una señal de alerta, encendiendo las luces habilitadas de la parte trasera del coche.

es el conductor quien efectúa los cambios

Acelerador

El acelerador incrementa la velocidad del coche, pero hay que tener mucha prudencia al usarlo. Lo ideal es que aprendas a hacer un buen uso de este pedal para que no abuses del freno ni del embrague.

Su forma y ubicación están diseñadas para presionarlo sin generar fatiga. Y si quieres mantener una marcha constante tienes que presionarlo con suavidad.

Mientras que para adelantar otros coches (siempre siguiendo las normas de conducción), entonces debes presionarlo con el pie de una forma un poco más constante.

Embrague

Este es un pedal clave para entender el funcionamiento de un coche mecánico. Si aprendes a darle un buen uso evitarás su desgaste temprano o que partes como los discos terminen quemadas.

Con el embrague ubicado en el lado izquierdo, controlarás el sistema que activa el cambio de marcha.  En algunas ocasiones, el embrague se utiliza como una especie de freno y reducir la velocidad, pero esta es una práctica errónea.

4 consejos para conducir un coche mecánico

No enciendas el coche sin verificar

Si quieres dominar la palanca y los pedales de un vehículo mecánico, aquí te dejamos 4 consejos para conducir un coche mecánico con mayor seguridad.

1. Verifica que todo esté en orden

No enciendas el coche sin verificar que todo en el vehículo esté en orden. La posición de la palanca de cambios debe ser “neutra” y el freno de manos, tiene que estar donde corresponde.

Por otro lado, no olvides mantener el pedal de freno en todo momento hasta que finalmente inicies la marcha.

2. Cómo encender el coche

Para encender el vehículo mantén la presión sobre el freno, mientras que una de tus manos debe estar al volante.

Luego pisa el embrague hasta el fondo y cambia la palanca hacia la primera velocidad para arrancar.

3. Iniciar la marcha

Cómo encender el coche

Lentamente sube el pedal de embrague, al igual que el freno. Aunque ten cuidado y jamás subas el freno más rápido que el embrague o te encontrarás con que tu coche se apagará.

Poco a poco notarás cómo comienzas la marcha y si quieres incrementar la velocidad, solo debes quitar el pie del embrague y cambiar al acelerador.

4. Cambiando velocidades

Para cambiar de velocidades tienes que fijarte en el tablero. Allí se indican cuántas revoluciones se alcanza por minuto.

Cuando llegues a las 3000 revoluciones, usa la próxima palanca para cambiar la velocidad. Hazlo pisando de nuevo el embrague, pon la velocidad usando la palanca y finalmente, deja de pisar el embrague.

Ten presente que este es un proceso que repetirás para cada cambio de velocidad que hagas a futuro. Para reducir la velocidad debes poner la palanca de cambio en las indicaciones de número más bajas, pero sin dejar de pisar el embrague.

Y cuando quieras detenerte por completo, presiona el embrague hasta el fondo y pasa al freno.

Errores más comunes al conducir un coche mecánico

sube el pedal de embrague

¿Conoces cuáles son los errores más comunes al conducir un coche mecánico? Te contamos lo que no debes hacer si tienes este tipo de coche.

Usar la palanca de cambios como apoyo

Los conductores novatos son quienes comenten este error con más frecuencia. Pero no debes usar la palanca de cambios como un punto de descanso y mucho menos, apoyar tu mano mientras el coche está moviéndose.

Este es un mal hábito que activa el mecanismo de sincronizado, ocasionando que las partes internas se desgasten más pronto y que no funcionen como es debido cuando lo necesites.

No presiones el embrague en los tiempos muertos

Presionar el embrague en “los tiempos muertos”, como por ejemplo, cuando estás esperando el cambio de luz en el semáforo, solo provocará que acortes su vida útil.

Así que evita su desgaste anticipado, no cayendo en este error muy común entre los conductores de vehículos mecánicos.

consejos-para-aprender-a-manejar-carro-de-forma-segura

Acelerar de inmediato

No caigas en la tentación de acelerar de inmediato cuando el coche encienda. Sin importar la prisa que tengas, intenta al menos contar hasta los 10 segundos para que el motor se lubrique y alcance la temperatura ideal.

El no seguir esta recomendación y dejarte llevar por las prisas podría causar daños al vehículo y que tengas que gastar en reparaciones.

Cambiar la dirección cuando estás detenido

Nunca muevas la dirección si estás detenido, ya que el uso inadecuado del volante genera que la suspensión pierda el equilibrio y las gomas se deformen.

Si sigues estos consejos, evitando caer en las malas prácticas de conducción, podrás conducir un coche mecánico de la mejor manera.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *