coches-a-gas

Coches a gas: todo lo que debes saber

Si estás pensando en adquirir un coche nuevo, en el mercado te encontrarás con varias opciones. Y los coches a gas son una de las mejores alternativas en la actualidad. Así que aquí conocerás todo lo que debes saber sobre los coches a gas y su funcionamiento.

¿Qué debo saber sobre los coches a gas?

Coches a gas: todo lo que debes saber

¿Conoces cuáles son las características de los coches a gas? ¿Cómo funcionan? ¿Cuáles son sus ventajas?

Los coches a gas se han convertido en una de las opciones más populares entre los conductores. ¿Pero realmente son un buen vehículo?

En los últimos tiempos se ha hablado mucho sobre las ventajas de rendimiento de un motor a gas, y que sus características los hacen una mejor elección.

Y una de las razones que muchas personas argumentan a favor de los coches a gas, es que si bien algunas alternativas pueden llegar a requerir una mayor inversión, el ahorro que se genera en combustible lo compensa e incluso, disminuye el presupuesto destinado para este fin.

Otra ventaja que se menciona es que ayudan a evitar el aumento de la contaminación ambiental que cada día va más en aumento, y ante la que se buscan soluciones más efectivas. Todo esto sin dejar de lado la potencia y calidad automotriz.

Conoce cómo funciona los coches a gas y cuáles son sus ventajas de rendimiento, para que puedas decidir qué es lo que más te conviene como conductor.

Cuando se trata de vehículos, hoy en día los coches funcionan con todo tipo de combustibles como por ejemplo, el gas.

Un coche a gas funciona gracias al proceso de transformación de energía del gas que se quema en el interior de los cilindros del motor, de la misma manera en la que lo hacen los coches de gasolina.

características de los coches a gas

Pero una de las ventajas de los coches que funcionan tanto con gas como con gasolina, es que si te quedas sin gasolina entonces podrás cambiar a gas sin ningún problema.

Por lo general, este tipo de coches utilizan tanto gas licuado como gas natural. El gas licuado viene en bombonas y es una combinación entre propano y gas butano, mientras que el gas natural se trata de gas metano que viene en tuberías.

Ambas clases de gas suelen funcionar con el mismo tipo de motor. Aunque para el gas natural se utilizan taques fijados debajo del vehículo, del maletero o de los asientos. Y a través de un sistema especial de inyección, se conecta a un motor con ciertas modificaciones.

Coches de gas: Diferencias con otros vehículos

¿Cuáles son las diferencias entre los coches de gas y otros vehículos? Si estás pensando en adquirir un modelo a gas lo más probable es que tengas esta duda, pero en realidad tienen pocas diferencias.

El sistema de los vehículos a gas funciona con dos tipos de combustible y las diferencias son muy pequeñas. La boquilla para gas está ubicada en el mismo sitio donde suele estar la de gasolina, por lo que no tendrás ninguna dificultad para ubicarla y abastecerte.

Aunque una de las variantes que sí notarás es que el tanque no es tan visible como en el de combustible común. Sin embargo, el rendimiento de ambas opciones es muy similar. Y dependiendo de las características puede llegar a tener una mejor potencia y velocidad.

Comodidad y seguridad

La comodidad entre los de gas y combustible común dependerá de las características de cada uno de los modelos. Los más modernos ofrecen más opciones de comodidad y diversas funciones que hacen que tu viaje sea mucho más cómodo.

Si hablamos de seguridad, es un mito que los coches de gas sean “más peligrosos”. Y es que el material que se usa para su fabricación es acero anticorrosivo, que tiene como ventaja soportar altas temperaturas.

Diferencias con otros vehículos

Los tanques vienen con certificación de la resistencia de las paredes, el nivel de rozamiento, corrosión y otros factores. Este tipo de tanques han sido diseñados para su durabilidad y resistir diversos niveles de fuerza de golpes o ciertos accidentes repentinos que puedan ocurrir.

Otro aspecto que interviene en su sistema es que posee válvulas de seguridad que se activan ante el calor excesivo, dejando fluir el gas de forma controlada, consiguiendo así que se disipe con más facilidad que el combustible normal al ser más ligero.

A través de este sistema se previene el riesgo de la acumulación de sustancias peligrosas que causan accidentes, al igual que sucede con los combustibles líquidos.

Ventajas de los coches de gas

Invertir en un coche de gas representa muchas ventajas. El consumo es menor, ofrece un ahorro en lo que inviertas en combustible cada vez que tengas que reponer el tanque y tienen un gran rendimiento. Así que conoce las ventajas de los coches a gas y por qué deberías elegir uno.

1. Posibilidades de ahorro

Una de ellas es el ahorro a largo plazo. A pesar de que algunos modelos pueden tener un precio un poco más elevado que los vehículos de combustible común, reponer un tanque de gas es menos costoso.

2. Rendimiento, consumo y potencia

Otra ventaja de los coches de gas es que puedes ahorrar entre un 35% y 40% de combustible. Por cada kilómetro hasta un 50% más que gasolina. Y está comprobado que los vehículos a gas son igual o más potentes que los de combustible tradicional.

3. Amigables con el medio ambiente

Los vehículos a gas son más amigables con el medio ambiente que usar un motor que funciona con otro tipo de combustible. De esta manera, estarás optando por un vehículo igual de potente, al mismo tiempo que contribuyes a reducir los niveles de contaminación.

4. Es más silencioso

Un motor a gas es hasta un 50% más silencioso que los motores de combustible tradicional. Esto ayuda a reducir la contaminación acústica.

Rendimiento, consumo y potencia

Y ahora que conoces más sobre los coches a gas, puedes elegir la opción de motor a gas que más se adapte a tus necesidades y ofrezca una conducción cómoda y segura.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *