Consejos de la DGT si tienes que conducir

Consejos de la DGT si tienes que conducir y estás estresado

Ponerte frente al volante requiere mucho más que solamente ser un buen conductor. Tener un estado emocional adecuado es también muy importante. Y por esta razón, te conviene conocer cuáles son los consejos de la DGT si tienes que conducir y estás muy estresado.

Después de todo, no debes olvidar que conducir cuando estás en tensión no solo puede afectar tu tranquilidad, sino que también afecta a la de otros. Así que la próxima vez que vayas a conducir y sientas que el estrés se haga presente intenta tener muy en cuenta estos consejos de la DGT si tienes que conducir.

1. Asegúrate de dormir lo suficiente

Asegúrate de dormir lo suficiente

Esta es una de las recomendaciones que quizá te parezcan más evidentes, pero en realidad es muy importante recordarla.

Si a diario tienes un sueño reparador o al menos descansas de forma reparadora con cierta frecuencia, podrás enfrentar todos los retos diarios como conducir, y gestionar toda tu vida con más eficacia.

Es muy conocido que la somnolencia está totalmente contraindicada cuando tienes que conducir. Y es cierto que el cuerpo da avisos de sueño, pero muchas veces las personas dejan pasar estas señales.

Ignorar la somnolencia es especialmente peligroso cuando esta llega al punto en que se te empiezan a cerrar los ojos o te distraes del camino debido al sueño.

2. Evita las bebidas estimulantes y los medicamentos

Cuidado con el estrés y conducir

Nada de alcohol, café y otras bebidas estimulantes como las bebidas energéticas si estás manejando. Los fármacos son otra de las cosas que debes evitar, sobre todo aquellas medicinas que  puedan actuar como estimulantes.

Muchas personas optan por tomar algunos de estos estimulantes que provocan una falsa y pasajera sensación de bienestar con el fin de poder tener la energía para afrontar la conducción con todas sus capacidades.

Pero hay elementos en estos estimulantes que pueden provocar el efecto contrario, como en el caso de ciertos medicamentos o el alcohol. Entre los efectos que pueden generar se encuentran malestar, euforia, dolor de cabeza, fatiga y otros efectos muy peligrosos al conducir.

3. No escuches música a un volumen muy alto

Evita las bebidas estimulantes y los medicamentos

Escuchar música es una excelente manera de mantenerte despierto y estimulado. Y la misma DGT ha aclarado que es incluso mejor escuchar música agradable que poner la radio y que estés todo el trayecto con noticias tensas, discusiones muy tensas o el uso del móvil.

La música tiene efectos muy relajantes a diferencia de a veces prender la radio con noticias de situaciones más estresantes. Pero no pongas el volumen muy alto o no podrás escuchar las advertencias de otros conductores, y es posible que no te percates de lo que ocurre a tu alrededor.

Al igual que hablar por el móvil, la música muy alta puede causar que no escuches lo que dicen los demás pasajeros, si se dan ruidos extraños mientras conduces o cualquier otra anomalía mecánica que provoque un ruido y quede opacado por el sonido de lo que escuchas.

4. Hidrátate (Consejos de la DGT si tienes que conducir)

Hidrátate

Beber agua es muy importante porque a pesar de que hidratarse sea algo que te parezca bastante simple, tomar agua es una forma muy efectiva de lidiar con el estrés, el cansancio y el riesgo de desfallecimiento.

No debes tener la hidratación solamente en cuenta durante las temporadas de calor, aunque es cierto que en los meses más calurosos estos casos se dan con más frecuencia.

Lo más recomendable es que bebas el agua a temperatura ambiente o a una temperatura que sea un poco más baja que los refrescos que muchos prefieren por estar fríos y ser más “refrescantes”.

Aunque si vas a tener agua en tu vehículo verifica que el recipiente esté bien sujeto en el sitio que corresponde, y que así no corras peligro de que tu bebida se derrame o que beber no represente una actividad de riesgo cuando estás manejando, como que debas soltar las manos del volante.

Cuidado con el estrés y conducir

No escuches música a un volumen muy alto

Una de las principales recomendaciones que ha dado la DGT sobre si estás estresado, o si  sufres de un ataque de pánico y tienes que conducir es que  detengas inmediatamente el coche.

Ya sea que sufras de un cuadro de estrés leve o moderado reacciones de inmediato, ya que estos síntomas podrían convertirse en un ataque de ansiedad y pánico.

Aprender a reconocer los principales síntomas de un ataque de pánico es una de las claves para saber de qué manera actuar en este tipo de situaciones.

  • Falta de aire.
  • Sensación de ahogo y desbordamiento.
  • Palpitaciones.

En caso de que mientras manejas comiences a presentar alguno de estos síntomas, detén tu vehículo en una zona segura y solicites la ayuda que consideres oportuna.

Tráfico recuerda además que se tengan en cuenta los peligrosos efectos que el estrés ocasiona en sus diferentes fases.

1. Alarma

La alarma es detectada por el organismo y mueve una inmensa cantidad de energía a nivel físico y emocional.

2. Resistencia

Debido a que el cuadro de estrés no se ha resuelto, entonces el organismo procede a combinar a un mismo nivel las funciones vitales y las demandas del estrés.

3. Agotamiento (Consejos de la DGT si tienes que conducir)

Si el estrés se prolonga por mucho tiempo se entra en una fase en la que los efectos se manifiestan con fuerza en la salud.

4. Agresividad y hostilidad

A medida que el cuadro de estrés se prolongue la paciencia disminuye y nos volvemos más impulsivos. Es en esta fase donde podemos tener conductas mucho más arriesgadas al volante debido a que no medimos los riesgos.

5. Frustración

Empezamos a tener menor tolerancia a la frustración y tendremos mayores problemas para comunicarnos y relacionarnos.

6. Trastornos físicos

Es la fase del agotamiento donde surgen diversos tipos de trastornos de salud como problemas con el sistema digestivo y del sueño, alteración del sistema circulatorio, dolor muscular, debilitación del sistema inmune, cansancio y fatiga.

A nivel cognitivo, también aparecen ciertos trastornos como alteraciones del estado de ánimo que entran dentro de un estado de alteración que puede llegar a ser muy cambiante.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.