Consejos para montar en moto

Consejos para montar en moto que no te enseñarán en la autoescuela

Cuando se trata entrar en la aventura de la carretera existen algunos consejos para montar en moto que no te enseñarán en todas las autoescuelas.

Y es que muchos de los trucos y consejos que dan en las autoescuelas están más dirigidos a conducir coches que a sacarte el carnet de moto. Sin embargo, esto no tiene que disuadirte de disfrutar del placer de montar en moto y vivir la libertad.

La independencia que te da el montar en moto hace que valga la pena vivir esta experiencia. Dar el paso a participar activamente en la conducción y crear una relación con la máquina que te acompañará durante tus aventuras por la carretera será una de las mejores decisiones de tu vida.

Siempre alerta pero sin rigideces

Aprende a controlar la moto en parado

Una de los secretos para andar en moto de forma libre y con seguridad es que siempre debes andar alerta y tener tus sentidos al 100%. Pero esto no quiere decir que debas pasártela todo el viaje totalmente rígido.

Nada de tensiones, ya que no podrás conducir como es debido. Así que no significa que estés tenso, sino que te concentres en el camino y lo que estás haciendo.

 Pero si te sientes lleno de tensión tienes que intentar dar con la razón que causa que estés de esa manera. ¿La concentración de tráfico te llena de nervios? ¿Aún no sabes bien como llevarte con esa moto porque es nueva? ¿Andas con los mil pendientes de trabajo?

Sácate todo eso de la cabeza mientras montes tu moto. No te sientas preocupado por no tener un profesor al que consultar tus dudas o pedir apoyo a cada momento.

En lugar de preocuparte excesivamente, lo ideal es que te pongas a practicar aquello que aún sientes que debes mejorar. Prueba ir a un sitio donde no  haya mucho tráfico y puedas ir con esos puntos clave que sientes que todavía no manejas del todo.

4 consejos para montar en moto que no te enseñarán en todas las autoescuelas

Para que puedas disfrutar de todo lo que significa conducir una moto con total plenitud, te daremos 4 consejos para montar en moto que no te enseñarán en todas las autoescuelas, pero que sin lugar a dudas te serán útiles durante toda tu vida de conductor.

1. Atención a la conducción defensiva

Atención a la conducción defensiva

Mantente siempre en modo de conducción defensiva. Es cierto que conducir con tu máquina te llenará de placer, pero no hay que dejar de lado los inesperados que a pesar que no deseamos que sucedan podrían llegar a darse.

Y cuando esto sucede lo mejor es contar con un plan para reaccionar en casos en los que por ejemplo, vayas por la carretera y te topes con un coche parado, pienses de inmediato que el coche podría arrancar y tengas un plan de vía de escape.

Aunque ten presente que no es que vas a estar analizando todo a cada momento y tener mil cosas en la cabeza al mismo tiempo. Se trata simplemente de que te mantengas atento a lo que puede ocurrir durante el viaje.

2. Aprende a controlar la moto en parado

Familiarízate con tu moto

Controlar la moto en parado es una habilidad muy básica que todos los conductores de moto deben poseer. Y no pienses que porque sea una habilidad básica no te va a resultar útil o no vale la pena practicarla mucho.

Más de una persona ha pensado de esa manera y cuando le tocó controlarla en parado, ya sea sobre ella como empujándola de lado a pie, ha tenido que pedir ayuda.

Suele pasar con muchísima frecuencia que apenas llegamos a nuestro destino se nos olvida pensar en cuál será la maniobra de salida. Cuando compres una moto debes calcular el peso del tamaño de la moto y el tuyo incluido con la máquina.

Vale la pena que sepas que más de un motor ha quedado sin utilizar luego de que la primera experiencia de control en parado no saliera tan bien como sus dueños esperaban.

3. Trazar la mirada

Siempre alerta pero sin rigideces

Mirar de inmediato hacia lo que tienes delante de la moto es un error bastante frecuente. La verdad es que no hay necesidad de que le des a tu mirada un largo alcance de los próximos 25 metros, ya que inevitablemente los pasarás.

Pero cuando pisas esa distancia suele suceder que no sabes que hay detrás, o cómo abren y cierran las distancias.

Al ingresar de cara a una curva asegúrate de mirar hacia la salida de esta, porque la moto se terminará dirigiendo hacia donde estés mirando, da igual que se traten de 25 metros o más.

Lo mejor es intentar anticipar lo que ocurrirá y un truco para lograrlo es que le eches un vistazo a los retrovisores de los coches que van delante de ti en el mismo sentido.

Aunque sea que mires los ojos de los conductores por un segundo tendrás toda la información que necesitas para conocer sus intenciones y estar prevenido ante cualquier movimiento de los vehículos.

4. Familiarízate con tu moto

Trazar la mirada

Responde sinceramente: ¿cuánto conoces tu moto? ¿Sabes para qué sirven cada uno de los sistemas que la componen?

Familiarizarte con cada una de las partes de tu moto y todos sus sistemas es fundamental. Y no tiene que ver con que mires el manual de usuario y ya está todo listo.

Conocer tu moto tiene que ver con mucho más. Tienes que saber qué tal es su ergonomía, las especificaciones de su modelo en comparación con otros, cuál es su “punto fino”, cómo frena y la manera en que se conduce.

No es para nada lo mismo una moto 100% eléctrica a uno que funcione con combustible o que sea del tipo custom.

Saber las características de tu moto podrá ayudarte a saber lo que le puedes exigir y lo que no. Algunas motos requieren de la ayuda del cuerpo para entrar en curvas, y hay otras en las que usar el freno trasero es imprescindible.

Recuerda que las motos son iguales a las personas en el aspecto de si la conoces a fondos sabrás qué opción es la que más te conviene.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.